La Fiscalía pide 15 años para una pareja que dejó morir de hambre a su hijo

Según el ministerio público, los padres no procuraron al menor en ningún momento "los más elementales cuidados a los que se encontraban obligados".

Centro de Salud de Artenara (Gran Canaria). 

La Fiscalía de la Audiencia Provincial de Las Palmas ha solicitado la pena de 15 años de prisión para una pareja que, presuntamente, dejó morir de hambre a su hijo de cuatro años. 

En el informe del fiscal, César Casorrán, se relata cómo tanto Yurena S.A., de 32 años, y su marido, Isidro Yeray S.R., de 35 años, no prestaron desde el nacimiento del menor y hasta su fallecimiento "los más elementales cuidados a los que se encontraban obligados".

El ministerio público indicó que la asistencia médica fue "absolutamente inexistente durante los tres años y cinco meses del menor". Recoge además un cuadro de malnutrición y de una "extrema falta de higiene". Los hechos acaecieron en 2013, cuando los acusados se presentaron en el centro de salud de la localidad de Artenara (Gran Canaria) con su hijo Ahren en parada cardiorespiratoria. Los sanitarios procedieron a trasladar en ambulancia al menor hasta el centro de salud de Tejeda. Durante el trayecto, el personal sanitario realizó maniobras de reanimación cardiopulmonar, pero todo fue en vano. El menor ingresó cadáver.

El informe forense fue categórico: Ahren había fallecido debido a un cuadro de bronconeumonía favorecida por deshidratación y malnutrición severa. En este sentido, según los peritos forenses, Ahren padecía una enfermedad congénita (bronconeumonía) que estaba agravada por un labio leporino. Por el estado en el que llegó el menor al centro sanitario, la víctima nunca recibió "los más básicos controles y revisiones médicas exigidas que hubiesen permitido diagnosticar las patologías sufridas por éste", según los médicos. Ahren nunca fue llevado al pediatra por sus padres, de ahí que no constase historial clínico alguno ni constancia de haber recibió las preceptivas vacunas. Los forenses han apuntado a la severa desnutrición y falta de los cuidados básicos que sufría el menor con lesiones por rascado crónico, picaduras de insectos en las extremidades (pulgas) y "costras propias de las que se producen por presión en pacientes encamados".

En el juicio los dos letrados de la defensa consideran que no hubo intención de dejar morir al menor, sino negligencia, por lo que han solicitado una condena de dos años de prisión por imprudencia. Del mismo modo, el abogado de la madre ha recalcado al Jurado que no se puede "criminalizar la pobreza", dados los problemas económicos que atravesaba la pareja, que vivía en unas casas cueva de Artenara en unas condiciones "tercermundistas.
El fiscal, que ha introducido algunas modificaciones en su informe, ha dicho que tras la prueba practicada sigue "plenamente convencido" de que los dos acusados desatendieron de forma "imperdonable, deliberada y consciente" a su hijo, convirtiéndose en responsables de su fallecimiento de una forma que los forenses han explicado de manera "clara y contundente". El jurado deliberará a finales de esta semana.

1 comentario:

  1. qué asco de especie humana,,,, y que luego uno de esos TOPICOS, TIPICOS, sea el que los padres siempre quieren a sus hijos,,, por defecto,,,, como los que adoptaron a Asumpta,,,, y tanttos.... que la ESTUPIDEZ HUMANA no distingue de GENERO, NI DE CLASE SOCIAL,,,,me quedo con la otra parte de la humanidad,,, la que hace que el mundo siga girando....

    ResponderEliminar