La Fiscalía recurre la sentencia de Alsasua y mantiene que fue terrorismo

La Audiencia Nacional descartó toda vinculación con ETA, pero consideró probada la paliza a los guardias civiles y sus parejas.

Concentración de apoyo a los condenados de Alsasua, en Pamplona, la pasada semana. En vídeo, qué pasó en Alsasua? 

La Fiscalía mantiene que la agresión de Alsasua fue terrorismo. 

Así consta en el recurso que ha presentado contra la sentencia de la sección primera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, que descartó hace dos semanas este tipo de motivación en el ataque a dos guardias civiles y sus parejasen un bar de la localidad navarra. El tribunal rechazó entonces que existiese vinculación entre los ocho procesados y ETA, pero les impuso penas de 2 a 13 años de cárcel al considerar probada la paliza. El Ministerio Público pedía hasta 62 años y medio de prisión.


El recurso insiste en que la agresión, ocurrida en la madrugada del 15 de octubre de 2016, tenía "una finalidad claramente ideológica" y que buscaba la expulsión de las fuerzas de seguridad del Estado del País Vasco y Navarra. Es más, según repite el fiscal, el ataque se produjo en el marco de la "dinámica" implantada en ambas comunidades por la izquierda 
abertzale radical —liderada por el entramado de ETA— a través del conocido como "frente de masas", un instrumento utilizado por la banda para "desplegar el ideario terrorista" en determinadas áreas y sectores sociales mediante la actividad de diferentes colectivos. En ellos, el Ministerio Público encuadra a OSPA, al que estaban vinculados dos de los acusados.

Pero la Audiencia Nacional ya rechazó este argumento en su resolución. Los magistrados expusieron que, aunque incluso exista esa "connivencia, conformidad o acuerdo" con echar a las fuerzas de seguridad, eso no implica que "de manera automática" se pueda considerar terrorismo la agresión. Además, el tribunal expuso que no se ha probado "que exista una vinculación real y verdadera de los procesados con ETA" y que "ni siquiera eran mayores de edad cuando, en el año 2011 o 2012, la banda terrorista manifestó que abandonaba la lucha armada".
"Es difícil imaginar que hubieran asumido este ideario con dicha edad y, manteniéndolo en el tiempo, tuvieran alguno de los propósitos que describe el artículo 573 del código penal [relacionado con el terrorismo] cuando realizaron los actos", rezaba la sentencia. "Pero ello no impide que todo este ideario, que se ha ido consolidando a través de las diversas fases de dinamización, haya calado finalmente en la mentalidad de tales jóvenes, herederos de que las ideas políticas pueden defenderse mediante la violencia y que los hayan llevado a la práctica con la finalidad ideológica de la organización terrorista", responde la Fiscalía en su recurso.

El tribunal consideró probado que un grupo de unas 25 personas rodeó a las víctimas en el bar Koxka y comenzó a golpearles e increparles —con gritos como "os vamos a matar por ser guardias civiles", "hijos de puta" o "esto os pasa por venir aquí"—. La sentencia resalta que el ataque se produjo por una motivación "ideológica" y por "animadversión" hacia la Guardia Civil, pero que no era terrorismo. Por ello, condenó a los ocho procesados por los delitos de atentado a los agentes de la Autoridad, lesiones, desórdenes públicos y amenazas. "Pero la agresión se produce con dos finalidades: obligar a los guardias civiles a abandonar el territorio que los acusados consideran suyo con carácter excluyente y, al mismo tiempo, infundir terror en el resto de la población que no piense como ellos. Porque el terrorismo se ejerce también mediante amenazas y coacciones, y como en el caso presente, con lesiones", concluye el recurso de la Fiscalía.

No hay comentarios