Interior expedienta al comisario que invitó al torturador Billy el Niño a un acto oficial

Podemos ha pedido la dimisión del responsable de la comisaría en la que el expolicía ha sido grabado.

Antonio González Pacheco, más conocido como Bily el Niño, en las imágenes difundidas por LaSexta. En vídeo, declaraciones de la portavoz del Gobierno, Isabel Celaá. 

El Ministerio del Interior ha abierto una investigación para averiguar las razones de la presencia del inspector de la Brigada Político Social en el franquismo Antonio González Pacheco —conocido como Billy el Niño y acusado de torturas— como invitado al acto del Día de la Policía en la comisaría de Ciudad Lineal, en Madrid. 


La Jefatura Superior ha incoado un expediente disciplinario al comisario en cuestión, José Manuel Mariscal de Gante, hermano de la ministra de Justicia en el primer Gobierno de Aznar.


Mientras el ministro del Interior, Fernándo Grande-Marlaska, ultima 
una modificación de la normativa de condecoraciones que permitirá retirarle las medallas al mérito policial a Billy el Niño, agente ya jubiliado al que el comisario de Ciudad Lineal (Madrid) invitó este jueves al acto de celebración del  Día de los Ángeles Custodios, el patrón de la Policía.

“El ministerio ha constatado que la presencia de González Pacheco respondía a una invitación del jefe de la comisaría, José Manuel Mariscal de Gante, y por esa razón la Jefatura Superior de Policía de Madrid ha decidido incoarle un expediente disciplinario para depurar las responsabilidades que correspondan”, rezaba la nota enviada por Interior. “En 2017, Mariscal de Gante obtuvo por concurso general de méritos la plaza de jefe de comisaría de distrito de Ciudad Lineal en Madrid, por lo que no cabe remoción en el puesto por pérdida de confianza”, explicaba.
Fuentes policiales aseguran, sin embargo, que Billy el Niño “fue invitado por un antiguo inspector jefe jubilado hace años, que desarrolló toda su carrera profesional en esa comisaría madrileña y al que conoce de compartir muchas tardes de toros en la Plaza de Ventas”.
La imagen —difundida ayer por LaSexta— llevó a Pablo Iglesias, líder de Podemos y aliado principal del Gobierno de Pedro Sánchez, a pedir la dimisión del responsable policial de la comisaría, si se confirma que fue invitado. Iglesias relató en alguna de sus comparecencias en el Congreso, con lágrimas en los ojos, muchas de las torturas llevadas a cabo por Billy El Niño —con cuatro medallas pensionadas— contra estudiantes en la Dirección General de Seguridad, ubicada en la puerta del Sol de Madrid.
Los espeluznantes testimonios de sus víctimas, surgidos en los últimos años, describen al inspector que les torturó como un tipo violento e histriónico que gozaba con el dolor que les infligió. “Sacó su arma, me encañonó y me dijo: si te pego un tiro no pasa nada”, rememoraba una víctima que sufrió sus interrogatorios en los años setenta.

Por su parte, Izquierda Unida (IU) registró una serie de preguntas dirigidas al Gobierno que persiguen aclarar si fue invitado oficialmente y “si se abre una investigación o si es posible que avance la política de reconciliación impulsada por el Ejecutivo con este tipo de situaciones”. Los relatos de las víctimas y las peticiones de la oposición han llevado al actual ministerio a “complementar” una normativa de condecoraciones preconstitucional —data de 1964— que no preveía que pudieran ser retiradas.

No hay comentarios